jueves, 21 de marzo de 2013

ORFEBRES Y TALLISTAS EN LA SEMANA SANTA DE ANDÚJAR (II)




Hijo de Juan Fernández

De orfebreriahijodejuanfdez.
Álvaro Fernández Ramos viene a continuar una tradición familiar heredada desde su abuelo, Juan Fernández Gómez, y continuada por su padre y maestro Juan Fernández Barranco. Las tres generaciones de orfebres han contribuido a enriquecer notablemente este arte en Sevilla y fuera de ella. El abuelo fue quien realizó los varales de la Esperanza Macarena, el palio casi completo de la Hermandad de la Paz y el cuerpo de insignias de la Hermandad de la Sagrada Mortaja. A su padre se deben los candelabros de cola de la Paz, el palio de la Hermandad de la Lanzada e innumerables obras repartidas por toda España. El hijo comenzó su aprendizaje en 1988, relevando al padre al frente del taller en el año 2003.
Los varales de la Virgen del Rosario son de este taller sevillano, que también dejó su impronta en el paso de palio de la hermandad de la Sentencia.
(http://orfebreriahijodejuanfernandez.artecofrade.com)


Jorge Domínguez Conde

Una de las promesas de la talla religiosa cordobesa. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios Mateo Inurria. Fue discípulo de José Carlos Rubio Valverde. Se dedica igualmente a la restauración (Nazareno de Santisteban del Puerto, San Isidro de Cozvíjar en Granada), a la escultura moderna (“Triunfo de don Quijote”), y a la imaginería (San Marcos para Castro del Río y grupo escultórico que acompaña a Jesús Preso, también en Castro).
En la Semana Santa de 2012 la Hermandad de la Esperanza estrenó la primera fase del paso de Jesús Caído, obra de Domínguez Conde, aunque por el imperativo de la lluvia, la imagen no procesionó. En el 2014 la escena que representa este paso de misterio se completó con las imágenes secundarias del Cirineo y un soldado romano. Ha realizado también las cartelas del paso del Nazareno de San Miguel y su buen hacer también están detrás del nuevo paso de Nuestro Señor de la Paz de la cofradía de la Paciencia, que fue estrenado en el año 2014. En el año 2016 rehizo la figura del niño hebreo, añadiéndole un nuevo rostro.

Boceto para el paso de Jesús Caído


José Miguel Tirao Carpio

Artista de proyección nacional, Tirao Carpio se dedica tanto a la talla como a la imaginería. Del taller de este tosiriano han salido las imágenes, por ejemplo, de Jesús de la Sentencia (Oviedo), San Juan (León), María Santísima de la Amargura (Mengíbar), Nuestra Señora de la Esperanza (Oviedo)... Es autor de los pasos de la Hermandad del Rescate de Torredonjimeno, de Nuestra Señora de la Piedad de La Carolina, de la Humildad de Jódar o del Cristo de la Salud en Guadix. Su último gran proyecto es el del paso del misterio de la Lanzada de Jaén, incluyendo sus imágenes titulares y secundarias. En 2016 se bendijo su Resucitado, para una hermandad de Vélez-Rubio.
En Andújar poseemos el paso del Nazareno de San Miguel, popularmente conocido como el “Señor de los Señores”. Las cartelas, como se ha apuntado arriba, son de Jorge Domínguez Conde y el baquetón de Domingo Luque.

El Nazareno saliendo de San Miguel

Fernando Cruz Muñoz

Nacido en Mancha Real (1890) y fallecido en Madrid (1954), Fernando Cruz se asienta en la ciudad merced a su casamiento con una andujareña. Hasta hace poco se le atribuía todo el paso de Nuestra Señora de las Angustias, siendo por tanto el único que habría sobrevivido a los hechos de la Guerra Civil. Según parece, de Cruz Muñoz solo es la peana (fechada en 1929) que sirve de trono a la Virgen. Es autor del monumento dedicado al VII centenario de la aparición de la Virgen de la Cabeza. Asimismo, cuando recientemente fue restaurada y dorada la peana dieciochesca donde descansa el Cristo de la Columna de Santiago (labor que ejerció Rafael López Villar), se encontró en la base la firma de Fernando Cruz, que al parecer también actuó sobre esta pieza allá en la década de los cuarenta.
Nuestro autor es más conocido, todo hay que decirlo, por ser padre de los afamados hermanos Cruz Solís, prestigiosos restauradores de los que ya hablaremos en otra entrada.
(Domínguez Cubero, José; “Escultura novecentista en Jaén hasta el vanguardismo de los años sesenta. Maestros e iconografías”, BIEG, 204, (2011), 429-463).


Manuel Peral

Foto: José Reca (1956)
Con unas escuetas notas, Francisco Bellido Reca, nos recuerda, al relatar la historia de la Hermandad de los Estudiantes, que en los inicios de la misma se encargó al señor Manuel Peral “la construcción de una mesa de altar y posteriormente un retablo para los titulares, la adquisición de un nuevo paso para la Virgen [de la Amargura] y adaptación del antiguo al Santo Cristo”. Todos estos trabajos costaron la cantidad de 11.000 pesetas, allá por la década de los cincuenta del siglo pasado. Se alude también a que el Cristo de la Expiración desfiló al principio sobre el antiguo paso de Jesús Caído, que se salvó de los estragos de la Guerra Civil. Poco más podemos añadir y pedimos desde aquí más luz acerca de este maestro carpintero para completar los datos sobre los tallistas de Andújar.
En la actualidad, el Cristo de la Expiración aún realiza estación penitencial usando las tallas del antiguo paso (1948), complementadas con las de Nuestra Señora de la Amargura (1953). Suponemos que el pequeño paso que procesionó a Santa María Magdalena también sería obra de Manuel Peral.
(F. Bellido, A. Barrios, J.V. Córcoles [coord.], Estudiantes. 60 años en la Semana Santa de Andújar. Andújar, Cofradía de los Estudiantes, 2008).


Francisco Palma Burgos

Foto: José Reca (años cincuenta)


















Ya tratamos de este eminente imaginero el pasado año, cuando repasábamos brevemente la vida y obra de los artistas de la gubia que habían dejado su impronta en Andújar. Este malagueño, que trabajó a caballo entre su ciudad natal, Úbeda y Andújar (donde tuvo taller en el templo de Santa Marina), se dedicó por igual a la imaginería que al diseño y talla de pasos procesionales. En este sentido, hay que destacar el trono del Cristo de la Columna de la Hermandad de los Gitanos de Málaga o el de la Buena Muerte y Ánimas, también en Málaga. En Úbeda nos dejó los tronos de la Expiración, La Columna, la Entrada en Jerusalén y el Resucitado. Igualmente dejó en la ciudad de la Loma el baldaquino que cobija la imagen del Nazareno. En Jódar realizó el trono para la Oración en el Huerto.
En Andújar diseña el paso del Santo Entierro, cuya imagen también esculpe. El año pasado esta corporación religiosa del Viernes Santo estrenó unas cabezas de evangelistas, obra de los Hermanos Expósito Cortés, imagineros que merecerán más adelante una entrada independiente.


Paso de Jesús Resucitado
Manuel Aroz Lamarca

La nómina de tallistas cordobeses parece no tener fin. Añadimos ahora a este joven, nacido en 1982, técnico en artes plásticas y diseño en ebanistería artística. Suyo es el tallado del paso de Nuestro Padre Jesús del Amor y Entrega de Granada, el del Cristo Resucitado de Cañete de las Torres o el del Santo Entierro de Herrera en Sevilla.
En Andújar su paso para el Cristo Resucitado pone punto y final a la Semana de Pasión andujareña, como también nosotros lo hacemos a este repaso monográfico, no sin apuntar la aportación de otros muchos artistas, empezando por el diseñador y bordador Pedro Palenciano, y otros muchos que merecerán un estudio aparte en una próxima Semana Santa.




sábado, 9 de marzo de 2013

ORFEBRES Y TALLISTAS EN LA SEMANA SANTA DE ANDÚJAR (I)

Realizamos un somero repaso por aquellos artífices de nuestros pasos procesionales, de misterio o de palio, que trabajando la madera o el metal dan prestancia a la Semana Mayor.




Antiguo paso de la V. del Rosario
Antonio Quirós García

Los antiguos hermanos de la Paciencia aseguraban que la vieja corporación carmelitana era conocida a principios del siglo XX como la “cofradía de los carpinteros”, por la vinculación de este gremio a la escuadra de Nuestro Padre Jesús de la Paciencia. Al correr de los años, este hecho se une a la historia de la hermandad cuando del taller de los Mefre sale el paso del Cristo y lo mismo ocurre con el antiguo paso de la Virgen del Rosario. En 1987, Antonio Quirós ya había terminado parte de los respiraderos con los que, al año siguiente, procesionaría por vez primera la imagen de Castillo Lastrucci. Al pasar a ser llevada por costaleros, la junta de gobierno consideró que era mejor un paso de alpaca sobreplateada y así, las tallas de Quirós se adaptaron al paso del Cristo. Hoy en día se siguen usando para procesionar a Jesús de la Paciencia en la noche del Miércoles Santo, y también sirve de base para el Misterio de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén.
No acaba aquí la aportación de Antonio Quirós a la Semana Santa de Andújar, pues en 1999 es el autor del paso simbólico de la Santa Cruz, de la Cofradía del Santo Entierro, al que se une el arte de Rafael Toribio Fernández en sus cartelas.
Talló las andas que sirvieron desde 1954 para procesionar a la Virgen de la Cabeza de la ermita hasta que fueron sustituidas por las de Manuel López Pérez.
También hay que citar su vertiente de imaginero (Virgen de la Cabeza de Baena, 1988).


Francisco de Paula Rodríguez Mefre

Pero si hay una estirpe unida a la carpintería artística en Andújar es la de los Rodríguez Mefre. Francisco de Paula recibió el encargo en 1940 de realizar un paso procesional para la nueva imagen de Jesús de la Paciencia. A tiempo tuvo preparado el maestro tallista el trono, pero no llegó el imaginero Ruiz Olmos a entregar a tiempo la imagen, y así, en la Semana Santa de ese año, se estrenó el paso, pero portando la imagen del Cristo de la Agonía, crucificado que se venera en la capilla del mismo nombre, aneja a la parroquial de Santa María. Durante más de cuarenta años procesionó esta bella joya del arte local por las calles de Andújar, siendo restaurado en la década de los noventa y vuelto a dorar por Rafael López Villar. En la actualidad se siguen utilizando parte de esas tallas, combinadas con las del antiguo paso de la Virgen del Rosario.
También salió de su taller el retablo principal de la capilla del antiguo hospital (1955), que hoy sirve de sede canónica a la Cofradía del Buen Remedio. 
En la fotografía siguiente (publicada en el libro que conmemoraba los 60 años de la Cofradía de los Estudiantes por gentileza de Rafael López Villar) podemos ver a los hermanos Rodríguez Mefre, a Rafael López Villar y a Antonio Quirós con un grupo de aprendices.

Taller Rodríguez Mefre (Foto: Miguel Martínez)


Antonio Rodríguez Mefre

Su hermano, Antonio, también ha dejado su impronta en el arte religioso de la ciudad, y ambos merecen un recuerdo y un homenaje póstumo, que bien podría surgir en el seno de la propia Agrupación de Cofradías. Es autor del paso de Jesús Caído, cuyas tallas se han aprovechado para el Viacrucis del Martes Santo que todos los años organiza la Hermandad de la Esperanza, con la imagen del Cristo de la Providencia.
También es de Antonio Rodríguez Mefre el antiguo paso de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (1951) que actualmente procesiona en la localidad ciudarrealeña de Moral de Calatrava, sirviendo de trono al crucificado de la Buena Muerte.
Recientemente se ha difundido que el paso de las Angustias también procede del taller de los Mefre (años cuarenta), siendo la peana de la Virgen de Fernando Cruz, anterior a la Guerra Civil.


Paso del Nazareno (Blog Cofradía Veracruz)
José Carlos Rubio Valverde

Uno de los tallistas con más proyección en la actualidad es este cordobés, que aprendió el oficio de manos de su padre y de su abuelo, y que amplió estudios en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos “Mateo Inurria” de su ciudad natal. Estuvo un tiempo trabajando para la escuela taller de la diputación cordobesa, y en 1993 se independiza, creando su propio taller. De su estudio han salido los pasos, entre otros, de la Agonía de Córdoba, el Amarrado de Baeza, la Santa Cena de Jaén, el Descendimiento de Montilla, la Virgen de los Dolores de Bujalance, la Lanzada de Ayamonte, el Nazareno de Villacarrillo o la Expiración de Aguilar de la Frontera.
En nuestra ciudad ha trabajado, sobre todo, para la Cofradía de la Veracruz, tanto en el paso de la Virgen de los Dolores y San Juan (donde aprovechó tallas del antiguo trono de Jesús de la Columna, realizado en la posguerra, y de otro paso de la Semana Santa de Córdoba. Los candelabros son de Antonio Vega Sánchez) como en el paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno (donde también ha intervenido el imaginero Luque Bonillo).
En la actualidad, sigue vinculado a Andújar pues trabaja en las nuevas fases del paso de la Virgen de la Soledad, bajo diseño de Pedro Palenciano Olivares.


Paso Oración en el Huerto (Foto: Juan A. Rodríguez)



Juan Carlos García López

En la Semana Santa de 2014 se estrenó el nuevo paso de la Oración en el Huerto. Su artista nació en 1983 en la provincia de Albacete, pero vive desde los dos años en Arjonilla donde su padre montó un taller de carpintería. Fue alentado por el arquitecto Luis Alonso Salcedo para que encauzase su vertiente artística. Así, pues, con dieciséis años marcha a Úbeda para estudiar ebanistería artística y diseño de muebles en la escuela de la “Casa de las Torres”. De vuelta a Arjonilla, trabaja con su padre y recibe clases de talla en madera por parte de Florencio Molina. Más tarde entra a trabajar con el escultor Manuel López, en Andújar, ampliando así sus conocimientos artísticos. Actualmente sigue trabajando en el taller familiar, alternando obras de ebanistería y otras de carácter religioso. Entre estas últimas, hay que destacar el paso de la Hermandad del Santo Entierro de Herrera (Sevilla), la peana de María Auxiliadora (Málaga) y una vitrina para la Basílica de la Virgen de la Cabeza.


(Blog Costaleros de la Dolorosa)
Manuel de los Ríos Navarro

Afamado orfebre sevillano, que bebió del magisterio sabio de Fernando Marmolejo desde los once años, edad en la que empezó a trabajar en su taller. Se independizó diecisiete años después. Amplió estudios en la Escuela de Artes y Oficios de la calle Zaragoza (donde, por cierto, volvió a coincidir con Marmolejo, profesor en dicha institución). En 1971 monta su primer taller y en 1985 se incorpora a él su hijo mayor, Manuel de los Ríos Noguero. En 1991 haría lo propio el menor: Joaquín.
Entre sus obras destaca el paso del Cristo de Medinacelli de la Hermandad almeriense del Prendimiento, el paso de palio de la hermandad de las Penas de San Vicente de Sevilla, el de Nuestra Señora de la Soledad Coronada o los Servitas, también en Sevilla.
En Andújar disfrutamos del buen hacer de esta familia en varios pasos de palio: el de Nuestra Señora de los Dolores (de la Hermandad de la Oración en el Huerto), el de María Santísima del Buen Remedio (junto con el taller de Hijo de Juan Fernández, y bajo diseño de Dubé de Luque), el de Nuestra Señora de la Amargura (aunque los candelabros de cola son del taller de Orovio de la Torre), así como los varales del paso de la Esperanza.


Paso del Gran Poder (Blog Semana Santa Andújar)
Ramón Orovio de la Torre

Aprendió el oficio de la orfebrería en Sevilla, y de ahí partió hacia su patria chica, Torralba de Calatrava (Ciudad Real), para convertirse en un referente de esta bella artesanía religiosa. Sufrió un fuerte revés cuando el taller fue pasto de las llamas en julio del 2011, pero hoy en día la empresa sigue funcionando con vigor, llevando su arte a lugares tan dispares como Castro del Rio (Virgen de los Dolores), Ciudad Real (Flagelación), El Ferrol (Cofradía de los Dolores), Granada (Virgen de la Cabeza), Elche (Jesús Triunfante), Consuegra (La Esperanza), Jaén (paso de palio de la Cofradía de la Santa Cena), etc.
Suyo es el apartado orfebre del paso de Jesús del Gran Poder (sobre diseño de Pedro Palenciano Olivares. Las tallas son obra de Fernando Rodríguez, y las cartelas y querubines de Luque Bonillo), el paso de la Virgen del Rosario (con varales de Hijo de Juan Fernández) y el de Nuestra Señora de la Esperanza (varales de Manuel de los Ríos).